miércoles, 23 de diciembre de 2009

Fondita Huasteca


En el corazón de la Huasteca Potosina, al lado de un pequeño hotel pueblerino existe una tradicional fondita. Una fonda de Doña alguien que prepara exclusivamente desayunos.
En la mañana muy temprano íbamos saliendo cuando nos aborda el señor que atiende el hotelito con unas palabras similares a estas: Oiga le digo que si gusta ir a desayunar vaya con Doña Itzel, tiene muy buena sazón y no es mandada. Fíjese que cuando iba a abrir aquí vino un ingeniero de Valles para pintarme las letras de la entrada y fíjese que quería cobrar caro le pedí un descuento y no, oiga usted que no quería tuve que hacerle una apuesta. Ya le había platicado de la fondita de Doña Itzel y no quería ir que él conocía unas de Valles y así era cada vez que venía y le digo ahora sí inge, vamos a hacer una cosa, si las enchiladas son mejores a las que conoce me da el descuento y sino ahí quedamos.... y bla bla bla la historia sigue y el hombre no para de hablar. La conclusión fue que las probó y le gustaron más así que el Don tuvo su descuento. No quería ir pero para exculparme de que YO no quería le dije al Don que consultaría con el resto del equipo que íbamos y para mi contra los otros dos dijeron que sí.

Entramos al lugar que era un tejabán con dos mesas y sillas (ninguna igual). La onda es sentarse con el que esté. Me llamó la atención que la gente se sienta con el que esté solo y sino con el grupito que esté. La gente convive.

Antes de sentarnos ya nos ofrecían café. Nos lo sirvieron acompañado de una bolsa con pan casero, tenía el sabor a leña. Después nos preguntaron si queríamos enchiladas o entomatadas, no sabíamos ni qué había entonces dijimos que enchiladas (porque el Don nos la había platicado). Nos sirvieron en tortillas recién hechas, con una salsa muy picosa y al lado una cecina. Mientras comía me sentí como creo sentirme en una cantina. Puros hombres salvo las dos cocineras. El tema de conversación lleno de sentidos imaginarios y analogías mexicanas que no explicaré. Antes de que terminaramos nos ofrecieron más y al negarlo se sorprendieron porque comíamos muy poco. En eso entra el Don y pide un platillo del triple de cantidad que el mío. Nos quedamos viendo los tres que íbamos.

Al pagar, fueron $50 por todos con enchiladas, cecina, pan dulce y café... Casi como en el IHOP.

PD La foto fue lo más cercano que pude encontrar.

martes, 1 de diciembre de 2009

Cerca del término


El semestre va terminando, los cursos han concluído y ahora sólo las pruebas finales, donde muchos juegan la acreditación del curso.

Caminando por los pasillos para ir a examen he oído frases como las siguientes:

  • Ya, ya quiero terminar
  • Mugre lluvia, hace que estudie menos
  • Conseguiste TI?
  • Cómo te fue?
  • Ya quiero irme a mi casa
  • Estuvo muy bueno
  • Ya salí, mañana ya estaré en mi casa
  • Tengo el PDF
  • No te preocupes, ese profe si pasa
  • Ojalá haga curva
  • Ya estoy harto de esto, me urge terminar
  • Eran diferentes verdad?
  • Extraño a mi mamá
  • Ya me tocará comer como hijo no como foráneo
  • No sé que tan bien será volver a mi casa (un venezolano exiliado)
  • Maldito profe se pasó
  • Conseguiste mafia?
  • Traes cable? (TIs)
  • Lo pasaste?
  • El trabajo lo tomó como entregado
  • Yo me quedó hasta que reporten todo
  • Presento y me voy
  • Cuándo terminas?
  • Espero alcanzar el promedio mínimo
  • No me gusta esa materia
  • Amo a ese profe, es lo mejor
  • Bien fácil, lo pasas al celular y el profe ni en cuenta
  • Qué día entramos?
  • Me fue super bien
  • Hay que meter materias juntos
  • Sabes cuáles profes conviene para el próximo semestre?
Y más frases como las de arriba, hice control de vocabulario.